Cuchillos para carnicerías

Se fabrica con acero inoxidable aleado de alta calidad. De la materia prima en forma de barra se estampa la pieza en bruto. El siguiente paso importante, el cual contribuye de forma muy decisiva a la calidad del cuchillo acabado, es el temple.

Los cuchillos se templan en una instalación de temple continua de gas inerte, con lo que se garantiza una calidad uniforme y continuamente supervisada del proceso de temple.

El siguiente proceso es el revenido. Durante este proceso, a unas temperaturas de hasta 250 ºC, se extrae la máxima tensión de dureza del acero. De esta forma, las hojas adquieren la elasticidad y resistencia deseadas y una reducida banda de dispersión de los valores de la dureza. A continuación, las hojas se revisan al 100 % por su rectitud y se enderezan. A continuación, las hojas adicionalmente se enfrían con hielo (ultracongelan), para obtener una estructura óptima del material. Es entonces cuando se trata la superficie. El rectificado de la hoja se realiza con rectificadoras especiales controladas por CNC. También aquí se garantiza un control continuo de los procesos de trabajo.

A continuación, se efectúa el pulido para obtener una superficie uniformemente fina y para redondear, al mismo tiempo, el lomo del cuchillo. Tan sólo para la superficie y el filo se necesitan otros seis procesos de trabajo. Después del rectificado, se inyectan los mangos de un plástico especial, es cual es absolutamente antideslizante por su especial composición. El material es inalterable a los alimentos y no se desgasta como en el caso de plástico blando. Por el especial procedimiento de Dick, tampoco se producen ranuras entre hoja y mango. El afilado de los cuchillos lo realizan especialistas en máquinas desarrolladas, situadas en nuestras instalaciones, que transmiten al cuchillo la capacidad óptima de corte. Durante toda la producción, se realizan continuos controles del proceso que se documentan.

Mapa delsitio